STS 788/2017, de 9 de marzo

El Tribunal Supremo avala una cláusula suelo que fue negociada individualmente con el cliente. La sentencia recoge que la notario que autorizó la escritura advirtió expresamente a los contratantes del contenido de la cláusula.

Confirma el TS la sentencia de la Audiencia Provincial de Teruel que consideró probado que la cláusula, además de no estar enmascarada entre una multitud de datos, había sido negociada individualmente por los demandantes- llegando a pactar un suelo inferior al normalmente establecido por esa entidad-, y fue advertida por el notario en el momento del otorgamiento de la escritura.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *